Hay máquinas que no se apagan

 

 

 

Aldo dice que en nueva jersey la pizza

tiene las salsas más sangrientas de

toda la costa este. los niños le gritan

a los gordososcuros los policías-niños

fermentan también en el mejunje

de un arma cargada en el armario.

un otro cargado en el armario. tanta

grasa en jornadas de jarabe negro

y buenas dosis de telecompras por

unas pocas pulgas filipinas. esos

americans estarían fritos si vieran

cómo el agua de la manguera corre

entre las hojas frescas del aloe.

la tarde joven se sienta en el porche

descascarado de la casa. cada tanto

un auto pasa y se ve muy pequeño

ese fondo con “palomitas de maíz”

 


 

 

en el diario dicen que internet se ha vuelto

una autopista de autos chocados. tal vez

la lengua no haya sido suficiente. unas

pocas palabras fuera de lugar y el sujeto

comienza a ser empaquetado en bolsas

de papas fritas. ahí estoy yo-pero-quién?

sentados alrededor del fuego prometimos

no revelar el secreto: esos trazos en la

tierra primitiva. pero corriste enseguida

y cada tropiezo decía otra cosa: no era

una torre infinita sino un río. lo que

salió del agua entonces ya no tuvo solución

 


 

 

 

lo que dice el loco de la cuadra es

desechado demasiado rápido: “un

sistema de tarjetas para desactivar

a los falsos humanos”. de fondo

en el café un televisor discute

acerca de la condena a Messi por

evasión: firma. prevale. se haya ra-

mificado. que su hijo. a propósito

me gusta metadata (entra un

muchacho que se expresa en un

registro hiper formal y le explica

a su madre o tía el caso en cuestión)

……

hay máquinas que no se apagan

……

mañana volveré a pasar por esa calle

a buscar otros versos

                                                                                                               

—Diego L. García

 

 

Diego L. García nació en Berazategui, Buenos Aires, en 1983. Es Profesor en Letras. Escribe crítica literaria y poesía. En 2016 publicó Esa trampa de ver (Añosluz editora). Como crítico colabora en las revistas Jámpster, Transtierros y Poesía (Universidad de Carabobo), entre otras publicaciones.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*