FIL 2015: Hay un Hare Krishna que se parece a Volpi

 

por Antonio León

 

Hay un gran despliegue de poleas y retroexcavadoras frente a Catedral. Le hago el chiste al taxista de “qué bien que van a quitar esa madre, ánimas que instalen una sucursal del bar Gil”. Que me baje a la verga, pinche gordo norteño. Ahora sí, a caminar hasta la biblioteca Octavio Paz a encontrar a mi amigo el poeta Ángel Ortuño, alcalde de esta tierra bendita. Ciudad de niñas envitrinadas por santitas que deseaban hacer su primera comunión. Sí, como Juliancito Bravo, un actor infantil muy muelón de hace treinta años. Ay, qué suave, mis primeros Hare Krishnas. Los Hare Krishnas son bailarines New Age con hidrocefalia, sólo tienen un éxito musical. La rola de los Hare Krishnas es igualita a un viejo tema de los Smiths. Hay un Hare Krishna que se parece a Volpi. Yo les dije que casi era seguro mi pase de prensa invisible. En la inauguración está el Bronco, el Mini-Me de EPN, un pelón de Inglaterra con subtítulos, Fernando Del Paso y Troncoso y el gober de un rancho culero, creo que de Morelos. También está Vila-Matas, The Man, The Genius. El Bronco debería llamarse El Botox. El único que merece el aplauso es Fernando Del Paso, o bueno, antes de que se dedicara a los monitos de tinta china. A Vila-Matas le iban a dar un premio, pero terminan entregándole un diploma de secretariado de La academia comercial Nayar. Reino Unido mandó instalar una muralla roja como la de los Enanitos verdes pero con más presupuesto. De seguro los contratistas paisas les vieron la cara, porque esta chingadera la resolvieron con tres andamios y diez metros de popelina de Bonanza de telas y retazos. Una vez más se la jalaron con los precios, con sentimiento. Que es una feria de novedades editoriales. Todo es novedoso, pero no encuentro el stand de cerveza. Sólo hay modelo especial, porque nadie ha pedido cerveza para heterosexuales. Acabo de ver a Carmen Montejo, pensé que había fallecido. Rectifico: es Salman Rushdie. También vi a un tipo muy cagado que se parece al Werevertumorro. Madres, efectivamente es el Werevercachorro. Las niñas gritan horrible, como graznar. También con Yordi Rosado. Las chicas de secu han bajado drásticamente sus estándares de control de calidad. Ni me emociono cuando topo a Irvine Welsh, no vaya a tratarse de Rob Halford de incógnito. Me dicen que Judas Priest no pinta nada aquí. Maldita sea, el Painkiller era la onda. Estoy muy preocupado porque no he visto a Carmen Aristegui, no quiero que renuncie al mundo como renunció a su otra chamba. Que no renunció, que me calle el hocico, dicen. Los conciertos están de la fregada. No, no he ido a los conciertos. Me informan que hay un señor muy enojado con la universidad por maniobras corruptas. Cada FIL es lo mismo, la cartulina ya está más amarillenta que la Magia blanca de los Hermanos Carrión. Qué bonita fiesta en la librería pepona. Pepona es una palabra que me acaba de pasar un amigo Jalimocho; significa fresa, pero fresa fresa. Ahora, otra fiesta. Ay, no sé en qué tugurio, no soy adivino. Aquí todos los lugares que no son bares gays, parecen bares de película de Alfonso Zayas. Hay colonias que no conozco, por la noche menos, colonias que no me simpatizan cuando no hay taxis en la madrugada. ¿Qué es aquello que se ve a lo lejos? Es el edificio de la Expo Guadalajara, donde se lleva a cabo la FIL. La de novedades editoriales que te cagas, la que te decía. Ya quiero que inicie la FIL 2015, para regresar con alegría desde mi pueblo del norte.

¿Qué, ya se acabó?

 

Publicado anteriormente en Es lo cotidiano

 


Antonio León es un poeta nacido en Ensenada, Baja California, en 1977. Reside en Mexicali desde 2014, donde se desarrolla como guionista y conductor para televisión y radio universitarios. Es editor de poesía en la revista El Septentrión y colaborador esporádico de noisey\vice. Es autor de los libros Caricia del velocímetro, Busque caballos negros en otra parte (pinosalados) y:ríos, dentro de la colección Ojo de Agua, editada por CETYS Universidad . En 2016 fue el ganador del Premio estatal de literatura (poesía) en Baja California con el libro El Impala rojo. Actualmente es becario del PECDA en la categoría Creadores con trayectoria.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*