El Muertho, por Sophie Montoya

El Muertho es un anciano ridículo y decrépito. Retrata el humor negro, la ironía, la aberración y es la personificación de todos sus deseos pervertidos. Criticar, exponer los vicios de la sociedad y los secretos más oscuros se ha convertido en la esencia de su carácter, particularmente en el contexto de la política contemporánea, la religión y la sexualidad. Su insatisfacción con el status quo es una forma de expresión. Representa la exageración, la vulgaridad y la depravación. Muertho canta sobre el amor, la angustia, el sexo, el satanismo burlón y nos enseña una lección sobre cómo no debemos tomarnos demasiado en serio. No tiene miedo de mostrar su verdadero ser, de darse a sí mismo como un espejo para que todos podamos encontrarnos con nuestros monstruos y abrazar nuestras sombras. Nadie sale aquí sin mancha, todos estamos impuros y distorsionados de alguna manera. No debemos olvidar que hay un Muertho viviendo dentro de todos nosotros.
—Sophie Montoya

 

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*