¿A qué sabe?

 

 

por Karla Michelle Canett

 

 

—¿A qué sabe? —¿Qué cosa? —me señaló el huevo con salchicha que estaba en su plato. Su madre le hacía el mismo huevo cada día. No le gustaba ningún otro, ni con jamón, ni con tocino, mucho menos con verduras. —Es huevo con salchicha, tu mamá te lo preparó. A ti te gusta el huevo con salchicha, ¿recuerdas?—. Mi papá me había hecho la misma pregunta unos cinco años atrás, pero no se refería a un desayuno, se refería a un pay de manzana que solía ser su favorito. –Es pay de manzana, lo hizo Sofía, mi mujer, mamá le dejó la receta antes de morir. A ti te gusta el pay con manzana, ¿recuerdas?—. Me contestó con otra pregunta —¿Tu mujer?—, sin dejar de ver la tarta que estaba sobre la mesa de madera del comedor. No sé si no escuchó el resto de lo que dije o si simplemente no le importó.

  Dejé de ir a los grupos de apoyo cuando no fueron capaces de hacer un círculo decente con las sillas. —¿Sí saben que la torpeza motriz también es un síntoma? No todo se trata de olvidar cosas—. Sofía estaba embarazada y yo rodeado de timoratos con sobrepeso. Nunca regresé. Tampoco a casa de mi padre. Después de aquella Navidad cuando Javier, mi hermano mayor, llegó de sorpresa para estar más tiempo con papá. —¿Y ese quién es? —me preguntó en un susurro. Javier pudo escuchar. —Soy un viejo amigo de la familia—. Yo no fui tan prudente. Me despedí y le dije a Sofía que era hora de irnos. Y nunca regresé. Y mi padre nunca conoció a su nieto. Y mi mujer nunca ha vuelto a preparar pay de manzana.

 

 

 

Karla Michelle Canett. Mexicali, 1993. Docente y narradora. Estudió la Licenciatura en Docencia de la Lengua y Literatura y la Maestría en Lenguas Modernas, ambas en la UABC. Se animó a escribir hasta que terminó la universidad. Actualmente da clases en el área de Humanidades a nivel preparatoria y una que otra en licenciatura. Ha participado en lecturas de obra en distintos encuentros regionales y su trabajo ha sido incluido en diversas antologías y revistas de distribución nacional e internacional. En redes sociales es más divertida de lo que muestra esta triste semblanza.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*