Babe Mija es el corazón de la cuadra

por Antonio León

 

3

Anoche, en el marco de la visita de Cholula Dans Division y DJ Rixi a la ciudad, y con el pretexto del cumpleaños felíz de Polo Vega, se hizo la magia: sendos riffs de videojuego de fin del mundo, cumbiatón, kraut rock, guacharaca, post industrial flow y otras especias flotaron en el ambiente. Afuera, un par de culturosos locales hablaban acerca de los beneficios de leer a Oscar Wilde combinado con Mecánica popular, otros dos afirmaban ser ninis artesanales y a la leña. También había un metalero. Algunos más formaban fila en el baño mientras hacían una espontánea muestra itinerante de memes de autor.

1

Vivo en Mexicali desde hace cinco años y siempre me sorprende alguna loca iniciativa de evento naif, muestra de fotografía con performance patrocinado por fritos, cultureada comunitaria, exposición de chingaderitas encontradas en un baldío o ya de plano, borrachera edípica con canciones de Chalino Sánchez. En esta ciudad de llanos y arenales, de contados promontorios y ríos de closet, el productor, showman y estrella de la electrónica nacional Polo Vega se ha montado, desde hace un par de años, un numerito discreto y soterrado, que no carente de brillo en el aura, talento, glitter y ganas de ver el mundo arder. 

2

El aparato en cuestión se llama Perfiles Bajos, una especie de plataforma ciudadana para ponerle rostro a proyectos musicales que muchas veces nos encontramos en las redes a punta de darle un click. También se puede pensar en esta ventana de producción de showcases como una forma de hacer comunidad y establecer lazos directos con músicos y creadores emergentes. Polo se monta este tinglado en el patio trasero de su casa, en un entrañable barrio clasemediero chicalense. La sorpresa, el sabor lo-fi, la cadencia, la rítmica y la disonancia: de todo hay en los caminos del Perfil Bajo, y si se trata de fiestear, el perfil puede bajar hasta el suelo vía las caderas y el manoteo al aire caliente de esta ciudad.

4

Antes de iniciar hostilidades, me dirigí a un grupo de post hipsters a preguntar quién de todos ellos era Babe Mija: la única chica del grupo dio acuse de recibido y hablamos acerca de productos para el cabello y nuevas y poderosas cantantes de soul. Conocí la música de Babe Mija gracias a unas chicas de Mexicali que hacen eventos de Mujeres creadoras en diversos espacios de la ciudad.

5

Babe Mija nació en Mexicali y a los nueve años se enlistó en el coro escolar, toca la guitarra y compone sus temas al piano. Sus amores musicales van desde Rosario Flores hasta Erykah Badu. En casa revoloteaba la fonoteca de sus padres en busca de voces poderosas como las de José José, Whitney Houston y Mariah Carey. Su educación musical se completó al amparo de la estación de radio 98.3 fm: Alicia Keys, Usher, Beyoncé, Destiny’s Child. Gracias a revistas y medios electrónicos conoció a los clásicos del jazz y el soul, Ella Fitzgerald, Aretha Franklin, James Brown y otras glorias del santoral afroamericano del alma.

6

Hablo con Babe Mija, nos chuleamos los outfits, nos enamoramos poquito como toda buena amistad a primera vista que se precie de serlo. Ella me cuenta de sus nuevos proyectos con emoción: vienen más grabaciones y está lista para salir a dar el rol. Un guapísimo flaco que ejerce de momentáneo community manager de fiestas me dice que esta chica es mejor en vivo, que las escasas grabaciones que, hasta el momento se pueden encontrar en internet, no le hacen justicia a esta diva cercana y cálida. Media hora después ella inicia su participación en esta fiesta y descubro que lo anterior es cierto.

7

Babe Mija es una bruja de terciopelo y cachanilla, una sirena de laguna salada. Es la misma artista cuando canta que cuando baila, habla o abraza. Babe mija se convierte en el corazón de esta cuadra, envía amor a los que duermen, manda calor a los que se descobijan. Se crece ante el micrófono y le canta a los tóxicos desamores, a los que se desmayan de deseo y a los que cogen de verdad. Los aplausos aparecen detrás de cada nota azul, de cada evolución digna de cualquier diosa del soul contemporáneo que podamos recordar. Las notas brotan gélidas de una laptop y se vuelven candela al pasar por el tamiz de sus movimientos y de su voz. 

♣ Foto de Ari León de Leonaenlaluna

Antonio León es un poeta nacido en Ensenada, Baja California. Reside en Mexicali desde 2014, donde se desarrolla como guionista y conductor para televisión y radio universitarios. Es editor de poesía en la revista El Septentrión y colaborador esporádico de noisey\vice, ha sido columnista del semanario Es lo cotidiano y actualmente desmenuza sus fijaciones en el blog Muerte por videoclip. Es autor de los libros Caricia del velocímetro, Busque caballos negros en otra parte (pinosalados) y :ríos, dentro de la colección Ojo de Agua, editada por CETYS Universidad . En 2016 fue el ganador del Premio estatal de literatura (poesía) en Baja California con el libro El Impala rojo. En 2018 fue becario del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico en la categoría Creadores con trayectoria.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*