Restauración

 

 

 

por Zeth Arellano

 

 

Ave Barrera

Restauración

Paraíso Perdido, 2019, Guadalajara, 240 pp.

 

 

Restauración (editorial Paraíso Perdido, 2019), de Ave Barrera (Guadalajara, 1980), es su novela más reciente y la ganadora del Premio Literario LIPP en su 7ma Edición.

   Utilizar un adjetivo para hablar de la obra se quedaría corto, ya que las 240 páginas guían al lector a un estado permanente de alerta desde el primer párrafo. Sabes que será una historia violenta, y no sólo por el epígrafe que hace  referencia a Farabeuf  (editorial Joaquín Mortiz, 1965), de Salvador Elizondo, sino por la descarnada descripción de la fotografía que abre la novela y en la que a pesar de todo hay belleza: “Soy ese tajo de luz, sinécdoque innegable de una realidad que no reconoce mi memoria.”

  Barrera tiene la capacidad de borrar la línea que distingue entre la realidad y su escritura, nos somete a un juego psicológico que se acerca más al terror que al drama. Con cada página descubres la casona vieja, habitación por habitación, y es la protagonista, Min, quien narra en primera persona y nos cuenta sobre sus sentimientos hacia Zuri, su relación malsana y lo que percibe de la propiedad que deberá restaurar. Es a través de ella que el lector puede sentir y oler la casa conforme avanzan los arreglos, se levanta el polvo y se sacan los escombros. También se levantan los recuerdos y flotan en el ambiente los ecos del pasado abandonado en los espacios de ese ser vivo que late, que guarda secretos y pesadillas. Así, se revelan los antiguos habitantes, sus relaciones, sus inquietudes y sus aficiones nada comunes.

  La protagonista está enamorada de Zuri, el heredero de la construcción que deberá rehabilitar, porque cree, muy en el fondo, que al mejorar la casa logrará mejorar su relación con él, pero Zuri es emocionalmente inestable, está obsesionado con la fotografía y con recrear ciertas tomas de un ritual que incluye un hexagrama de I Ching.  De manera paralela descubrimos a Oralia, la mujer que  habitó la casa en el pasado con su familia, su historia de abusos, violencia y misoginia,  disfrazada de matrimonio feliz.  Es por medio de estas dos historias que la escritora hace una crítica acertada respecto al machismo y  la idea que nos han vendido por años respecto a las relaciones: el hombre siempre será infiel, pero está contigo, tienes donde vivir, él te da todo, ya te casaste, ahora te aguantas, etc. 

  Leer transforma, de eso no hay duda, y ante la narrativa de Ave Barrera es imposible no cuestionarse sobre lo que muchas mujeres sufren a puerta cerrada, sobre lo que permiten pensando que la violencia no ascenderá, pensando que el amor todo lo vence, sobre los feminicidios y el desdén de las autoridades y medios de comunicación ante las víctimas; la relación es tangible, en nuestra realidad mueren diez mujeres por día; se nos percibe como objetos desechables. Es imposible no vincularlo con el presente de un país que se derrumba.

  Con una prosa ágil, la historia y la casa te atrapan en su interior, se atascan las cerraduras de las viejas puertas y entiendes que la única manera de salir de ahí es llegando hasta el final, pero no saldrás indemne.

·

·

·

 

Zeth Arellano es Licenciada en Cs. de la Comunicación y narradora mexicalense dedicada al relato breve y la novela. Obtuvo el primer lugar en narrativa del VIII Certamen Literario Ricardo León convocado por el Ayuntamiento de Galapagar, España y Segundo lugar en el Concurso Internacional de Cuento Libro Club ILCSA, en México. Ha sido antologada por Ojo de Pez y en la edición Lados B 2018 por Nitro/Press. Cuenta con participaciones en revistas digitales como ERRR Magazine, Penumbria, Letras de Reserva y Pez Banana, en el Diario Correo del Sur, en el suplemento cultural Puño & Letra que se imprime en Sucre, Bolivia así como en la revista Cinosargo que se imprime en la frontera norte de Chile.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*