Pecados creativos

 

Texto y fotos por

Kaden O´Keefe

 

 

En la industria del cine y el teatro, y por lo tanto en la moda, una de las fuerzas impulsoras es el encanto de épocas pasadas y el empaquetado y reempaquetado de esas historias para adaptarse a nuestras propias narrativas. Ahora, más que nunca, idealizamos, si no fetichizamos, el pasado; moda pasada, lugares pasados, formas de vida pasadas. Al parecer, buscando una ruta de escape.

  He lidiado con estas preguntas: ¿por qué nos sentimos tan atraídos por el pasado? Volvemos a hacer viejas películas sin parar, referencias constante a tendencias de moda pasadas, que en su tiempo pudieron haber sido nuevas, revolucionarias, tal vez nunca antes hechas. ¿Se ha encogido nuestro mundo? ¿De alguna manera nos hemos vuelto menos ingeniosos? ¿O, simplemente, estamos capitalizando un producto conocido, en lugar de correr riesgos financieros y creativos en algo nuevo? ¿Hemos perdido la visión de un futuro propio reflejado en nuestra ropa, nuestro estilo, nuestras expresiones?

  ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a alguien lleno de esperanza e inspiración decir: “Sólo imagina dónde estaremos en 20 años”? Es más probable que vean una foto antigua y digan:”Me gustaría que la gente todavía se vistiera así”.

  He diseñado y fotografiado esta serie en un hotel en decadencia de Las Vegas. Un hotel que tuvo su apogeo en la misma época que la ropa que llevan las modelos. Un lugar de estilo brillante y luces y acción, que de alguna manera se siente entre los lugares más huecos y vacíos de la tierra.

  Al mirar hacia el pasado en busca de inspiración, vemos algo desconocido y encantador, aunque sea una ilusión de novedad, ideas maduras para recolectar, pero sus resultados son tan superfluos, sombríos y huecos como la ciudad del pecado.

Un recordatorio de que la ropa usada de nuestros hermanos mayores no nos queda tan bien como a ellos, y al vestirla, nunca tendremos un estilo propio.

  Pregunto: ¿te gustan estas imágenes?, ¿por qué?

 


 

Creative Sins

 

In the theatre and film industry, and in turn fashion, one of the driving forces is the romance of bygone eras and the packaging and repackaging of those stories to fit our own narratives. Now more than ever we romanticize if not outright fetishize the past; past fashion, past places, past ways of life. Seemingly searching for an escape route.

  I’ve grappled with these questions: Why do we feel so drawn to the past; endlessly remaking old films, constantly referencing fashion trends of the past that in their own time may have been new, revolutionary, never quite done before? Has our world shrunk? Have we somehow become less inventive? Or are we just capitalizing on a known commodity, instead of taking financial and creative risks on something new? Have we lost our vision of a future of our own making? In our clothes, our style, our expression?

 When was the last time you heard someone full of hope and inspiration say “Just Imagine where we’ll be in 20 years!”? They’re more likely to look at an old photo and say “I wish people still dressed like that”.

  I styled and photographed this series in a run-down Las Vegas hotel. A hotel that had its peak during the same era as the clothes the models are wearing. A place of sparkling style and lights and action that somehow feels among the most hollow and empty places on earth.

  In turning towards the past for inspiration, we see something unfamiliar and charming, but it is an illusion of novelty, ideas ripe for the picking; but their results are as gilded, shadowy and hollow as Sin City itself.

   A reminder that we are borrowing an older siblings clothes: they don’t fit us quite the same, and in doing so we will never truly have a style of our own.

  I ask: Do you like these images? Why?

 

 

Kaden O’Keefe es un fotógrafo y diseñador de vestuario para cine y televisión, que vive y trabaja en Los Ángeles, California. Trabajó en el vestuario de la serie Hollywood para Nextflix, Little Fires Everywhere para Hulu, y Counterparts para Starz Network, entre otros.

Puedes conocer más de Kaden O´Keefe en su IG @kadenokeefe

Esta entrada de Escribir con Luz es gracias a la gestión y colaboración de Sofía González, nuestra corresponsal en Los Ángeles, California.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*