Lo que nos hace ser humanos: un encuentro con Relatos del Puerto

 

 

Platicamos con los integrantes de Relatos del Puerto —Magda Lucía Rojas, Jaime Mendez Nuza, Ana Cookie, Francisco Parés, Guillermo Castillo, Carolina Zepeda y Asael Arroyo—. En esta corta entrevista, nos hablan de la historia de la creación de este proyecto, sus motivaciones y cómo se va a llevar a cabo.

 

S: ¿Quiénes componen Relatos del Puerto?

Carolina: El equipo central está conformado por dos proyectos: Cambio de Aires y El Septentrión. Pero algo muy bonito es que varias personas se han ido sumando con ideas y posibles colaboraciones desde distintos frentes, así que esperamos que el equipo se extienda, crezca y se sumen quienes sienten que pueden aportar con una perspectiva distinta. Pienso, por ejemplo, en el caso de la fotógrafa Alicia Tsuchiya, quien se va a hacer cargo de una sección… pronto se sabrán más detalles. 

S: ¿Cuál es la historia detrás? ¿Cómo inicia este proyecto?

Francisco: Ahora, el encierro por la pandemia parece que ya se está relajando, pero, a finales de abril, todos llevábamos un mes y medio en un confinamiento riguroso. Magda y yo estábamos solos en Sacramento, Estados Unidos, y para complementar la rutina diaria buscamos, como muchos, organizar videoconferencias con nuestros amigos y nuestra familia, que estaban más lejos ahora que nunca, o al menos así se sentía. Una de las reuniones virtuales que más nos emocionaba que se organizara era con el equipo de Cambio de Aires porque, además de ser nuestros grandes amigos, las juntas con ellos siempre son tremendamente entretenidas. 

 En esta ocasión, Memo, un defeño naturalizado ensenadense, preguntó: Si alguien de fuera quisiera leer más de la historia de la ciudad, ¿cuál sería la mejor manera? Nadie tuvo una respuesta del todo concreta y, más bien, estuvimos todos de acuerdo en que lo que sabíamos de la historia de nuestro puerto era por medio de relatos que nos han contado nuestras familias o que han llegado a nosotros, simplemente, por haber vivido en Ensenada toda la vida.

  Con esta revelación comenzamos el caótico proceso de ideación, creando y destruyendo, hasta que por ahí se empezó a distinguir la silueta borrosa de un plan que pronto tomaría la forma de Relatos del Puerto. No puedo decir con certeza cuál fue la diferencia en esta ocasión. Quizá, en parte, la pasión de todos por conocer y compartir las historias de la ciudad, en parte, sería por el confinamiento, tanto por el tiempo de sobra como por promover la conexión humana, pero al día siguiente retomamos y seguimos construyendo sobre lo construido. Dentro de poco, nos sentimos confiados de poder sumar al proyecto a un aliado que consideramos casi orgánico para este proyecto por su visión de explorar y narrar la identidad  de nuestro puerto, la revista El Septentrión

  Relatos del Puerto empezó como una idea borracha y eufórica del confinamiento virtual de unos amigos,  pero será un esfuerzo de muchos por construir una memoria colectiva de Ensenada. Para entendernos, para no olvidar y para estar más conectados.

S: ¿Cuáles son las influencias, si es que las hay, para llevar a cabo Relatos del Puerto?

Asael: Cuando recibí la invitación y los chicos de Cambio de Aires plantearon de qué iba su idea, lo primero que pensé fue en Humans of New York, un proyecto interesantísimo que inició con la meta de tomar diez mil fotografías de habitantes de Nueva York. Pero como cuenta su creador, Brandon Stanton, mientras fotografiaba a las personas, de manera un tanto espontánea, empezó a hacerles preguntas y a recopilar esos testimonios. Las experiencias que se cuentan ahí son complejas, caóticas, íntimas.  No son tanto respuestas dentro del esquema de una entrevista, sino monólogos en los que casi podemos escuchar a la persona pensar. 

  En México, proyectos parecidos —sobre todo, periodísticos— que tienen ese mismo fin terminan por ser condescendientes, en el sentido de que se va y se le toma una fotografía a, por ejemplo, un vendedor de elotes, para que nos cuente lo que, se asume desde antes, es una vida difícil, una vida de superación. Como si ya hubiera un guión prefabricado, una visión de la realidad que sólo se intenta confirmar. Y no digo que la vida de esta persona en cuestión no sea así, seguro que en la mayor parte de los casos lo es, pero estoy convencido de que si dejáramos hablar a la persona y no intentáramos que encajara en una narrativa específica, nos llevaríamos una sorpresa, pues las personas no sólo son su profesión ni sólo son dolor. Relatos del Puerto tiene esa intención: dejar hablar y escuchar. 

 

S: ¿Qué tipo de temática tienen los episodios?

Carolina: Me gusta pensar el proyecto como una serie de postales de Ensenada. Creo que si hay un tema en común es la ciudad, pero la plataforma está abierta para que se compartan historias, viejas o recientes de las distintas personas que viven aquí… o que son de aquí pero están temporalmente en otro lado, o que son de otro lado pero ahora sienten una fuerte conexión con la ciudad. 

S: ¿Cómo escogen a los participantes?

Jaime: En primer término, definimos el tema que queremos tocar en el episodio, después buscamos a personas que pudieran tener anécdotas interesantes al respecto y nos acercamos a ellas para buscar su participación.  Una vez consolidado el proyecto, buscaremos que los oyentes nos hagan llegar un pequeño adelanto de la anécdota que quieren compartir sumado a los intereses de los que conformamos el equipo. 

S: ¿Cuál es el proceso que debe seguir quien quiere participar?

Jaime: Tenemos un WhatsApp al que se pueden enviar audios: (646) 947 -74- 90. Y pueden contactarnos directamente por mensaje en Facebook, Instagram o al correo electrónico ctorelatosdelpuerto@gmail.com. Nos escriben un pequeño resumen de su relato o un audio o un video de 1 minuto y les responderemos.

S: ¿Qué sucede con el material del episodio? ¿Se podrá ver después?

Magda: Las transmisiones serán grabadas y compartidas en nuestras redes sociales; servirán como un “catálogo” de historias. 

S: ¿Planean mantenerse bajo un formato virtual incluso cuando la pandemia termine?

Jaime: Cuando la situación lo permita, nos gustaría migrar a reuniones personales con los participantes, aunque seguirán siendo transmitidas vía Facebook y YouTube para toda la comunidad. 

S: ¿Cuándo es el primer episodio y de qué se va a tratar?

Carolina: Este jueves 25 de junio, a las 7 pm. En particular, el tema del primer episodio se dirige un poco —inevitablemente— hacia la contingencia causada por la Covid-19, porque es lo que está en la mente de todo el mundo y tal vez con esto podamos darle un giro positivo a la conversación. Van a participar Miguel Bahema, del restaurante Madre, y Damaris Hero, de El Norteño,  ambos afectados de un modo específico por la pandemia, como todos.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*