la extraña incandescencia azul de los ácaros

¿de cuántas formas

 

 

se puede nombrar una criatura?

 

 

humedad en la humedad,

 

 

el sudor y la saliva que densa

 

 

el polvo y la respiración                                              hedor en los poros

 

 

lo que obstruye las fosas                         aglomeración contagiosa del alógeno

 

 

extraterrestres cuya forma es cualquiera menos la  nuestra:

 

 

volatilidad que purga el suelo

 

 

divertículos en vez de estómago, sacos o bolsas

 

 

que desvían su oquedad del

 

 

órgano

 

 

en el universo lo más importante es la palabra “universo”


por albergar no sólo galaxias en galaxias


sino su propia negación en agujeros negros


antes de siquiera haber sido creado decir “mundo”


era decir “vida” al mismo tronar de cuerpos

 

 

gases inertes compuestos de carbono

 

 

que a millones de años luz de

 

 

distancia

 

 

 

habrían de parecer si acaso cactáceas alienígenas:

 

 

 

fósiles provenientes de la inferioridad azul del devónico

 

 

 

en cada escaño del ente vivo ocupan un diminuto lugar


facultad que sólo equiparan tal vez bacterias y protozoarios


su constitución casi etérea implica la capacidad de ser transparentes


entre diminutos átomos de x número de patas/


una subclase de arácnidos que por mucho tiempo


fueron considerados un orden aparte en la ontología de lo pequeño

 

 

a simple vista    prácticamente invisibles

 

 

 

concentraciones grisáceas

 

 

 

que la pupila pierde fácilmente

 

 

 

mácula en los ojos donde flota el humor vítreo

 

 

 

como si fueran parte de una estructura primaria

 

 

 

donde los humanos alojan ideas en ideas

 

 

 

y las palabras se vuelven

 

 

cosas

 

 

—Diego Espíritu

 

 

 

Ilustración de Eduardo Ramón Trejo

 


Diego Espíritu (Guadalajara, 22 de agosto 1990). Parte del colectivo de investigación y creación Arte+Ciencia de la UNAM, así como del colectivo independiente de gestión cultural y producción artística Waxolote Okupa. Autor de Poemas Panks para community managers (Buenos Aires, Santos Locos, 2016; México, Mantarraya 2017).

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*