Rellena el espacio en blanco

 

por Roxana Alvarado

 

Cuando entré a la pubertad el único material para masturbarme era la programación de Golden a las nueve de la noche y un control de la 99 Cents Store con el botón para regresar al canal anterior. Golden era un canal que venía en nuestro paquete de cable, pasaban películas de todo tipo durante el día, pero a las nueve de la noche sólo transmitían soft-porn.
Me sentía en la gloria sentada en el sillón verde con las manos bajo las cobijas viendo películas con un filtro vaporoso, cabello frizzeado, cambios de cámara lentos: Las aventuras de Lady Chatterley, una chichona madura contaba sus aventuras con jardineros y asistentes personales; una película de Almodóvar en la que Miguel Bosé busca la vulva de una mujer que intenta bajar de un ropero; extranjeras experimentales como Nine Songs: una pareja teje su relación entre orgasmos y  música, nueve rolas, nueve orgasmos.
Todo era bueno: el mute activado y el dedo índice pegado al botón para volver al canal anterior, Disney Channel. Mujeres y hombres atractivos hacían cosas que siempre llevaban al sexo: un pezón al ritmo de una penetración ficticia, manos debajo de una falda que nunca supe qué hacían, el sonido de un zipper abriéndose, exámenes de rellena el espacio en blanco sin respuestas incorrectas. Después, un orgasmo.

 *

 Me tiro en la cama, cierro los ojos, en la mano un aparato de cuatro velocidades, siete ritmos de vibración diferentes, tres niveles de succión, pero no encuentro una imagen íntima, un beso en mi espalda, una mano sometiendo mi nuca, una almohada plana por el peso de embestidas. Nada.

 ¿Qué cambió?

 *

 Mi búsqueda tiene un alto millaje: live cams, relatos eróticos, salas de chat,  fotos  y videos. Las live cams y chat rooms están bien, no se sabe quién va a aparecer, sólo que ambos queremos venirnos. Buscar entre videos es complejo, los tags  crecen y se transforman. Recuerdo a un comediante que hablaba de su obsesión por encontrar el video porno perfecto: “Mi búsqueda parece orden de Starbucks de una mujer blanca en sus veinte”. Puedes especificar raza, color y textura de cabello, contexto, nivel de rudeza, sexo oral, protección, iniciativa. El mix correcto de tags puede llevarte a fantasías precisas:

 Milf/Pleasing/ Big cock: Stay at Home Mom Is Bored and Fucks Son’s Friend
Raw/Party/ Curious: Naughty Straight Guy Gets Turned
Horny chic/Public place/Casual sex: Horny Shopper Looks for Cock Finds It at Hile 3

 *

 Un man me confesó que buscaba replicar un blow-job que le dio una chica cuando era puberto. En sus tags mentales estaba Ella toma la iniciativa. Concluimos que fue la primera experiencia, y que no se puede replicar.  Me encasillé en First Time. Nada.
Una vez cogí en el baño de una plaza: Public Sex at Local Bar. Cuando terminamos, me puse el pantalón, él subió el cierre de mi blusa y me dio un beso en la espalda. Quiero teclear el tag Intimate y que no me lleve a un repertorio de videos aburridos en los que una pareja se mueve lentamente hacia una cama con pétalos de rosas, sábanas blancas, velas.

 *

 Mientras manejo hago un alto y una pareja de la mano pasa muy cerca. Dos señores, ella más joven que él (Young vs. mature), afro encrespado de color cobrizo, piel morena brillante, un vestido a la rodilla y zapatos bajos. Él tiene canas, polo azul y una gorra de un equipo de fútbol.
Ethnic, Mature couple, Brunette , Public.
Sigo manejando, pero esa imagen tiene el tag que no puedo poner en palabras. Era una calle cualquiera, una banqueta con fisuras por los cambios de temperatura, jardines desordenados, al fondo, una casa abandonada. Tomados de la mano, ella apuntaba algo a lo lejos, él desviaba la mirada hacia donde ella indicaba, sonreían y entraban a la sombra de un árbol. El ritmo lento de sus pasos sincronizados sobre el pavimento me tensó el vientre y apreté los muslos.

 Llego a casa a teclear: Real orgasm compilation. Batallo para poner mis calzones a un lado con una mano y con la otra bajo el cursor y busco una compilación que dure lo que necesito. Encuentro a un chico flaco y al mismo tiempo atlético, su espalda ancha marcada por el esfuerzo que necesita para levantar a su coestrella en el aire mientras la penetra: Owen Gray.
La actriz hace una mueca, exagera, poco a poco se relaja y se vuelve real, el labio inferior apretado entre los dientes se suelta y el interior de las cejas fruncidas como queriendo tocarse cede. Comienza a perder el sentido y su cara cambia de color: del rosa al rojo, su boca es una gran O silenciosa. Siento cómo la sangre deja de colorear su cara. Siento mi propio hormigueo. Respiro y veo la pantalla, con los pantalones a media pierna. Owen pregunta: ¿Te gusta así?  No es para convertirlas en porristas que gimen sí, me encanta, sigue así; él busca con todo su cuerpo. Sus dedos se hunden en la chica, buscan el ritmo correcto, el ángulo para que la pelvis se acerque, la espalda relajada que se tensa, temblor en las piernas. Boyfriend material.

 Busco otro video pero no aparece nada cuando escribo: pareja se toma el tiempo para caminar bajo el sol, pareja camina el pavimento caliente para sentir juntos el paso a la sombra de una majagua en flor.
Quiero encontrar un video tan bueno que ya no necesite coger.

Roxana Alvarado (Ensenada, 1995) cursa el último semestre de la carrera de Artes Plásticas en la Universidad Autónoma de Baja California. Su producción e investigación artística están enfocadas en la vivienda de interés social. Aborda el tema desde los ojos del habitante. Habla de arquitectura y del desplazamiento permanente hacia la periferia y las hazañas que maquina el mexicano de clase obrera para hacerse de una casa en plena crisis de vivienda a nivel mundial. Cuenta con exhibiciones individuales y colectivas, como el Encuentro Nacional de Arte Joven XLII, la Bienal de Baja California XXlll y la XI Bienal de Fotografía. Su trabajo literario ha sido publicado en El Septentrión.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*